jueves, 21 de enero de 2016

El Espacio de la Solución (III)

"Los adversarios tienen diferentes mapas para cruzar el territorio"

Esta idea proviene de la frase “El mapa no es el territorio” fue acuñada por el lingüista polaco Alfred Korzybski en su obra Science and Sanity (1933) y utilizada por los creadores de la programación neurolingüística, en la cual esta premisa indica que no existe una “realidad” pues cada uno de nosotros tenemos una forma de sentir y de pensar que hace que vivamos las situaciones de una manera única y diferente a los demás.

Si dos personas están mirando por la misma ventana, no van a ver las mismas cosas, tienen diferentes experiencias visuales. En la vida diaria no somos conscientes de que todos vemos por ventanas distintas y creyendo que hablamos de misma visión narramos experiencias contradictorias.

Todos creemos tener la razón acerca de determinada situación porque lo estamos percibiendo y juzgando dentro de nuestra propia "ventana". Estamos describiendo un territorio desde nuestro propio mapa sin darnos cuenta que los demás tienen su propio mapa y que es diferente al nuestro. Esta es la primera fuente de los conflictos y a la vez la fuente para la solución.

La visión del mundo antes del descubrimiento de América 

Si tomamos consciencia de que nuestra "ventana" para ver la realidad no es la única, sino que hay otras y para sus poseedoras muy bien, entonces vamos por el camino hacia el Espacio de la Solución.

En efecto, si sé que hay otras ventanas, otros mapas, me asomo por ellas y averiguo qué es lo que desde allí se ve. Así, entiendo que el punto de vista de los otros y los entiendo mejor porque "vivo" su experiencia; además le pido que se asomen por mi "ventana" para que ellos también me entiendan. Lo mismo sucede lo mismo con los sonidos. Cada uno con sus filtros perceptuales, escucha con mayor facilidad un sonido que otro.

Te invito a que veas por distintas "ventanas", las de tu casa, las de tu trabajo, las de tus amigos y familiares, fijándote qué estados, qué emociones te produce cada una de ellas. Seguro vas a aprender mucho siendo consciente de cada sensación producida.

Así, cuando quieras resolver un conflicto podrás en primer lugar ver, por cual "ventana" están viendo las demás personas y asomarte por cada una de ellas, así podrás entender lo que les pasa, que es realmente lo que quieren, aunque digan algo distinto o aún más: Podrás ver lo que les impide querer solucionar el conflicto. 

Luego podrás invitarlos a que vean a través de tu "ventana", para que te entiendan, y empezar a construir el Espacio de la Solución.