jueves, 29 de octubre de 2009

Congruencia: diferentes escenarios, mismo rol

"Al lugar que fueses, haz lo que vieses" ese viejo dicho que habla de como debes de actuar de acuerdo al lugar donde estés, yo no estoy muy de acuerdo.
Eso de escenificar un personaje en la oficina, otro en la casa, otro con los cuates, otro con la familia y así sucesivamente, pienso que no es lo adecuado para una persona que tiene una vida cimentada en valores y que trata de vivir con base a unos lineamientos trazados por una serie de requisitos que concuerdan con la misión y principios personales (si aunque no estén por escrito, todas las personas tenemos una misión y principios básicos de actuación.)
A eso le llaman congruencia, ser coherente en lo que piensas y actúas, que eres una persona que no tiene "dobleces", que actúa siempre en la misma forma, que estas alineado hacia un mismo objetivo en todos los ámbitos de la vida, que mandas el mismo mensaje sobre tus actos.
Esto viene a colación por que al leer el periódico encuentro una cantidad de noticias en las cuales los participantes dicen o dijeron alguna declaración y actúan de otra forma, ¿Que las personas no se dan cuenta de que la palabra vale? Ya no hay compromiso con lo que se dice con lo que se hace.
Estos 2 próximo meses voy a hacer un ejercicio que los invito a realizar juntos, la auto observación, fijarte en los pequeños detalles que realizamos en el transcurso del día y que en conjunto, hacen una acción. Si es posible, irlos anotando en un diario para conocer nuestros hábitos positivos y negativos y ver si están alineados con los objetivos que tenemos trazados, y eso, si es que están acorde a lo que pensamos, decimos y actuamos, eso es congruencia.

jueves, 15 de octubre de 2009

¿Quien le teme al lobo feroz?


Recuerdo de cuando era niño, fui al teatro y vi la obra de los 3 cochinitos con la misma música de la película de Disney, y precisamente cuando cantaban los cerditos flautista y violinista ¿Quien le teme al lobo feroz? Salia el temible lobo de atrás de las butacas, dándonos un tremendo susto a todos los niños que asistiamos a la función, persiguiendo a los cochinitos tratando de almorzarselos.


Pues esta introducción, -que valdría la pena que la analizara junto con un psicólogo- a lo que me lleva es que siempre hay algo que nos da miedo y tratamos de ocultarlo con una valentía que ni nosotros nos la creemos y menos las personas con las que interactuamos; y una circunstancia que genera uno de los miedos mas intensos es el cambio, si la única constante que existe genera un terror en las personas y la mejor forma de vencerlo es ¡enfrentándolo! ¿Por que? ¡Por que todo cambia!


Y la cuestión es que si lo enfrentamos, podemos lograr mucho mas que si solo dejamos que pase, que el "status quo" no permanezca.


(Por cierto que aun me da miedo ver al Lobo Ezequiel)